Abrir puertos del router, un término mal utilizado

Se ha generalizado y estandarizado un concepto un poco abstracto como es ABRIR PUERTOS.

Habitualmente cuando hablamos de abrir puertos lo que queremos lograr es que un servicio de un equipo en concreto dentro de nuestra red, es decir detrás de nuestro router, sea accesible desde otras redes (al otro lado del router). Ejemplo: Deseamos acceder a nuestro videograbador de cámaras situado en Villamalea con conexión de Fibratown desde Madrigueras con conexión de Wimad 😉

También se generaliza el escenario donde un router cuenta con IP pública (accesible desde cualquier parte de Internet) y son nuestros dispositivos detrás del router los que cuentan con IPs privadas (a priori sólo accesibles del router hacia adentro), pero esto tampoco tiene por qué ser así siempre.

No obstante construiremos el escenario común de un router con IP pública (por ejemplo 88.88.88.81 necesaria para acceder directamente desde otras redes) y un equipo (una consola, un videograbador de cámaras, un PC con utorrent, o cualquier equipo al que queramos acceder desde el exterior o que necesite que otros accedan a él directamente en un puerto concreto) con IP privada (las típicas 192.168.1.x).

Pues bien lo primero es localizar la IP privada del equipo o bien ponerle directamente una manualmente para saber a quién hay que hacerle esa redirección y finalmente en las opciones del router se configura la redirección. Es decir: desde el exterior alguien va a hacer una petición a la IP 88.88.88.81 (que es el router) en el puerto necesario y éste va a decir: YEEE! no soy yo! pero te paso al que tiene ese servicio! es la ip 192.168.1.x que corresponde a una PS4 por ejemplo…

Para verlo con un caso práctico, os dejamos un vídeo de como configurar la ip privada en una Ps4 y así aprovechar la funcionalidad que dejamos configurada por defecto en nuestros routers de DMZ a la ip 192.168.1.5 (tutorial válido sólo para usuarios de fibratown).