La leyenda del hilo rojo

Hola, Fibratower!

Esperamos que hayas tenido unas felices fiestas, aunque diferentes y por desgracia, para algunas familias mucho más difíciles, ya que en nuestras mesas ha faltado alguien…

¿Qué has aprendido del año 2020?

Nosotros, el valor del tiempo y la poca importancia que a veces le damos a “parar”. No creéis que cada cierto tiempo, deberíamos pausar nuestras vidas para “desactivar” el modo automático?

Por suerte, 2020 queda atrás para dar comienzo a un nuevo año, que aunque con mucha incertidumbre, la llegada de la vacuna y los primeros vacunados, es inevitable mirar hacia delante con un rayo de esperanza. Sin olvidar que protegerse sigue siendo sumamente importante, por supuesto.

¿Conocías la leyenda del hilo rojo? Esta leyenda habla de que todos tenemos sujeto a nuestro dedo meñique de la mano un hilo rojo invisible que nos conecta a las personas a las que estamos destinados a conocer. Para nosotros, una equivalencia entre la importancia de la conexión del ser humano y nuestra necesidad de estar conectados: a las personas, la información, la actualidad, el trabajo…

¿Qué hubiera sido de nosotros sin Internet?

La conexión a Internet nos ha permitido trabajar, estar en contacto con los nuestros, aprender, entretenernos… Por eso, nos sentimos muy orgullosos de que, en tiempos tan difíciles, el equipo de Fibratown hemos podido ser parte de hacer crecer esa conexión entre nuestros vecinos, además de ser capaces de estar ahí para vosotros: nuestros servicios, entre ellos la fibra óptica, llegaron a cientos y cientos de vuestras casas. 

Siempre hemos valorado la importancia de la comunicación, de decir lo que pensamos, sobre todo si es positivo. Por qué tantas veces nos guardamos palabras a las personas que nos importan? El día a día nos lleva a funcionar en modo automático. El trabajo, las obligaciones… Pero quizás, si nos parásemos a pensar, haríamos esa llamada a esa persona para preguntar simplemente cómo está o para decirle algo que pueda hacer que su día deje de ser otro más para convertirse en uno especial.

Miremos el nuevo año con positividad e ilusión. No sabemos cuándo pasará todo, pero ojalá que podamos volver a vernos las caras sin mascarilla muy pronto, y volvamos a abrazar sin miedo, sabiendo que la conexión entre las personas tiene la fuerza que todos, en algún momento, necesitamos.

Os deseamos, entre abrazos, un feliz 2021.

Muchísimas gracias a Lucía Pardo por su interpretación y a Paula Martínez por la voz en off.

Abrir chat